Aguirreolea Damborenea, Eustaquio

Nacimiento: 
1 867
Fallecimiento: 
1 952

Eustaquio Aguirreolea nace en Bergara el 19 de septiembre de 1867, siendo sus padres Juan de Aguirreolea y Margarita Damborenea, fundadores de la confitería La Vergaresa. La misma tenía mucha fama y tanto es así que el 21 de septiembre de 1897 la Intendencia de la Real Casa y Patronato nombra a Juan de Aguirreolea proveedor de la Real Casa y le autoriza a usar el escudo de armas reales en las muestras, facturas y etiquetas del establecimiento de confitería y pastelería. Eustaquio fue el mayor de diez hermanos. Aunque en aquella época hubiera sido normal que se hubiera quedado de confitero prefirió tomar otro camino y en el establecimiento familiar quedaron Félix -que era el confitero- y las hermanas Eufemia, Manolita y Marciala.

Eustaquio realizó los estudios primarios en la escuela pública de Bergara. Con 11 años ingresó en la Academia de Dibujo que se inauguró el 24 de enero de 1878 y que era de José Miguel de Olazabal; en la primera lista de admitidos hay 52 alumnos entre los que se encuentra Eustaquio Aguirreolea. Se ausentó a San Sebastián en agosto de 1883 e inicia las clases de pintura, en la Escuela de Artes y Oficios de San Sebastián creada en 1879 por el Ayuntamiento, con el profesor Mendizabal según dice el artículo titulado "Figuras guipuzcoanas (Instantáneas)" publicado en el periódico "La Voz de Guipúzcoa" el 24 de abril de 1892.

En el artículo antes citado de La Voz de Guipúzcoa se dice que Aguirreolea había obtenido Notas de sobresaliente, premios y diplomas; por ello se deduce que Eustaquio terminó los cinco cursos en la sección artística de la Escuela de Artes y Oficios y ganó el premio extraordinario con el cuadro que pintó de Joaquín de Lizasoain (Concejal del Ayuntamiento). Tras terminar su formación artística en 1888, decide viajar a otros países de Europa en 1890 para estudiar y ampliar su formación de pintor:

  • Estudió en la prestigiosa Academia Julián de París.
  • De allí viajó a Roma, quizá para completar su formación y como parte de ese gran tour, de conocer de primera mano a los grandes artistas y a la cultura clásica, pero debió ser breve ya que en abril de 1891 está de vuelta en Bergara.

Eustaquio se casa en Santa Marina con Juliana Josefa Arana Jauregui el 30 de abril de 1891, instalándose en la casa de Barrenkalea nº 19 y en la planta baja abre el negocio de droguería y perfumería, taller de pintura y fotografía; con visión de ampliar actividades y por lo tanto sus ingresos, compagina su trabajo de pintor y decorador con la fotografía. En este sentido, realiza, por encargo, fotografías para diversas publicaciones; por ejemplo, los trabajos sobre escudos de casas solariegas de Bergara para el genealogista Juan Carlos Guerra, o las fotografías que realizará para la revista Euskal-Erria con motivo de las fiestas euskaras de 1896 en Arrasate, y también las fotos del anarquista Angiolillo en su celda de la cárcel de Bergara, momentos antes de ser ejecutado, por el asesinato de Cánovas del Castillo.

Sobre los primeros trabajos que realiza, en plena etapa formativa del pintor en la Escuela de Artes y Oficios de San Sebastián, y por ello antes de su viaje a París, son los dos cuadros de la ermita de San Marcial que representan a San Pedro y San Pablo (1887), mientras que los de la ermita de San Blas a San Matías y San Judas Tadeo (1889), son en realidad copias del precioso apostolado barroco que se conserva en la sacristía de la parroquia de Santa Marina de Oxirondo. Sin embargo, la primera gran obra de Aguirreolea es la decoración de la iglesia de Nuestra Señora de la Piedad de Antzuola en 1891, posiblemente a la vuelta de su viaje a París. Se le encomienda la decoración del arranque de la nave central y él acepta el encargo empleando uno de los temas clásicos, los cuatro Evangelistas, uno en cada pecina y representados siguiendo la iconografía tradicional. La firma y la fecha (E. de Aguirreolea Año de 1891) aparecen en gran tamaño en una franja de la parte central. En esta misma época, parece ser que colabora en la decoración de la capilla del Colegio de la Cia. de María de Bergara.

En 1901 realiza quizá uno de los mejores conjuntos que hemos podido contemplar en la iglesia de San Miguel de Angiozar; Aguirreolea decora los dos muros del presbiterio con dos grandes lienzos; en uno representa la Sagrada Familia con una filacteria alusiva escrita en euskera en la parte superior y la figura de San Pablo encima. La pared de enfrente muestra la escena de la muerte de San José, también en este caso con una filacteria con un texto alusivo en euskera y culminada en la parte superior por la figura de San Pedro. Se aprecia que se trata de una decoración de conjunto ya que la parte superior del retablo muestra la figura de San Juan Evangelista y la cúpula está decorada con angelotes, además de los motivos vegetales, cenefas, guirnaldas que decoran las paredes. Las dos pinturas murales están firmadas (E. de Aguirreolea) y fechadas en 1901, por lo que se cree que el conjunto se realizó en algún momento en que se reformó la iglesia ya que da la impresión de que el retablo estaba desmontado cuando se realiza la decoración. También en Angiozar, concretamente en la ermita de Elizamendi, encontramos otras obras de Aguirreolea, en este caso únicamente firmadas aunque se cree pueden ser de la misma época. Se trata de un óleo representando la Adoración de los Pastores, copia indudable de modelos barrocos y dos cuadros flanqueando el altar que representan los Sagrados Corazones de Jesús y María, advocación muy popular en el momento. En 1905 encontramos dos nuevas obras, ambas de temática religiosa como ya viene siendo habitual. La primera, de gran tamaño, se encuentra en el coro de la iglesia de Santa Marina de Oxirondo y representa el martirio de San Martín de Aguirre. La segunda obra, también firmada y fechada en 1905, se encuentra en la ermita de San Marcial ya anteriormente mencionada. Se trata de un óleo representando a San Ignacio de Loyola, de cuerpo entero y siguiendo la iconografía tradicional.

Sus trabajos en el ámbito de la fotografía

Es también en estos años, la última década del XIX y la primera del XX cuando Aguirreolea comienza a publicar sus fotografías en alguna de las publicaciones del momento como la revista Euskal Erria, fundada en 1880 por el donostiarra Antonio Arzac. En 1896 publica "Mondragoi-ko oroitza: bersolariak" y en 1905 una vista de Bergara y una reproducción del Santo Cristo de San Pedro. Sin embargo, es curioso que no tengamos más noticias de la práctica artística y fotográfica de Aguirreolea hasta 1918, fecha de la celebración del Primer Congreso de Estudios Vascos en Oñate. La sección de pintura fue una de las más concurridas, con más de 300 obras y donde se pueden encontrar los nombres más significativos del momento: Ignacio Zuloaga, los hermanos Zubiaurre, José de Echenagusia, Aurelio Arteta, Pablo Uranga, y también jóvenes artistas como Carlos Landi o el vitoriano Jesús L. Apellaniz. Aguirreolea acude con una obra titulada "D. Gabriel María de Mendizabal" con el nº 206, propiedad de los Hijos de Elosegui. Se supone que se trata de una copia del óleo que se encuentra en el ayuntamiento de Bergara, tradicionalmente atribuido a Goya. En la sección de fotografía y grabado presenta un Retrato de Luis Carril (ampliación fotográfica).

Su relación con los Congresos de Estudios Vascos continuará y de hecho, acudirá en el verano de 1926 al IV Congreso de Estudios Vascos que se celebrará en Vitoria dedicado a la "Orientación y Enseñanza Profesionales".

Una de las actividades más conocidas de Eustaquio es su trabajo como profesor de Dibujo, ya que muchos bergareses acudieron a sus clases a lo largo de los años. La Escuela de Artes y Oficios fue otra faceta muy importante de su vida y que ha dado numerosos frutos en Bergara:

  • El primer curso se pone en marcha en 1903-1904. Las asignaturas que se imparten son: Aritmética, Geometría, Dibujo lineal, Dibujo de figura y Dibujo de adorno.
  • En los cursos de 1913-1914 hasta el curso 1918-1919 se incluye la asignatura de dibujo de paisaje.
  • En el curso de 1924-1925 se amplía la oferta educativa y se crea una sección de talla y ensamblaje. El profesor de dibujo de paisaje y de talla y ensamblaje era Eustaquio.
  • Como director de este centro Eustaquio Aguirreolea solicita el 17 de enero de 1928 la compra de material para esculpir un Cristo yacente. Con este material, el profesor y sus alumnos de talla, esculpieron el Cristo que todos conocemos y que se conserva en la actualidad en el coro de San Pedro.

Además de sus diferentes actividades profesionales Eustaquio Aguirreolea participaba activamente en la vida cultural y política de su época, pues sus actividades reflejan su compromiso. Por una parte Eustaquio era un hombre muy religioso. Por otro lado era nacionalista. En las actas del Ayuntamiento en la sesión del 11 de febrero de 1897 se hace una reseña de las funciones cívico-religiosas habidas en honor de San Martín. En la misma se lee que a la noche, apagadas todas las luces que iluminaban la plaza, aparecieron varios cuadros disoloantes muy divertidos, que preparó el simpático artista D. Eustaquio Aguirreolea, en cuyos intermedios la música y tamboril ejecutaron notables piezas de su repertorio. Su hermano Fidel estuvo en Bilbao y de allí trajo las ideas de Sabino Arana a Bergara. El bar Arando de Zubieta fue el punto de reunión de este primer núcleo nacionalista. El Partido Nacionalista Vasco abrió su primera sede en Bergara el 12 de diciembre de 1904 en la calle Bidekurutzeta n° 7 (encima de la actual tienda de Lonbide). Según Pilar Murgoitio el local lo pintó Eustaquio Aguirreolea. También le podemos encontrar en la organización de la exposición etnográfica, la ópera y la iluminación de las fiestas euskaras celebradas en Bergara en 1905.

Eustaquio Aguirreolea se va vivir a San Sebastián cuando estalla la guerra. En el archivo municipal se conserva la solicitud de baja del padrón municipal de Eustaquio y de su familia, pedida el 15 de diciembre de 1936, y la comunicación del Ayuntamiento de haber causado baja en el padrón de vecinos el 19 de diciembre del mismo año. Se traslada a San Sebastián con su mujer Juliana y sus hijas Nati y Miren. Según la familia estuvo detenido en San Sebastián y gracias a las gestiones familiares salió de la cárcel a los pocos días.

Unos años más tarde los numerosos alumnos que había tenido en Bergara en la Academia de Artes y Oficios le prepararon un homenaje. El impulsor fue el pintor Simón Arrieta que había sido discípulo suyo. El homenaje tuvo lugar el 21 de septiembre de 1947. La familia aún conserva el libro de firmas que le regalaron sus alumnos y los borradores de los discursos que se pronunciaron con tal motivo. En uno de ellos leemos: "Sin una sombra de convencionalismo, sin móviles externos ni miras secundarias de ninguna clase, por inequívoco impulso interior, nos reunimos aquí la representación de los antiguos alumnos de D. Eustaquio de Aguirreolea, para dedicarle "¡Ya era hora de que esta deuda de justicia se pagara!" para dedicarle el testimonio de nuestra gratitud, y con la nuestra, la del pueblo de Bergara, a nuestro ilustre paisano".

Eustaquio Aguirreolea murió en San Sebastián el 1 de abril de 1952.

 

 

"Eustaquio Aguirreolea:
Pintorea eta Argazkilaria/Pintor y Fotógrafo"
Edición: Ayuntamiento de Bergara - 2000.
Textos: Ana Arregui Barandiarán, Mikel Murgizu Bakaikoa, Arantzazu Oregi Goñi y Pablo Ruiz.