Nacimiento: 
1 860
Fallecimiento: 
1 945

Nació en Bergara el año 1860 y cuando sólo tenía tres años sus padres se trasladaron a vivir a Bilbao para regentar la confitería de la madre de los Unamuno, abuela de Telesforo, que se llamaba "La Vergaresa" y se encontraba en la Calle de la Cruz nº 7; ellos vivían en el primer piso junto con los Unamuno-Jugo. Cursa la carrera de Farmacia, orientado quizás, no solamente por su vocación científica sino, posiblemente, por considerarla profesión sedentaria muy apropiada a su incapacidad física pues padecía una cojera muy pronunciada; lo cierto es que termina la carrera con premio extraordinario por su "Estudio sobre los insectos vesicantes en sus aplicaciones a la Farmacia".

Años después y habiéndose doctorado en Ciencias Naturales, lo encontramos conviviendo en una modesta casa de huéspedes de la calle San Ignacio de Madrid, con su primo Miguel de Unamuno, opositando ambos a catedráticos de Instituto. Obtiene un premio de la Real Academia de las Ciencias por su investigación "la más completa realizada" sobre "Setas y Hongos del País Vasco" debiendo destacarse no solamente los textos sino también su ilustración con dibujos perfectos que le valieron ser nombrado Dibujante oficial del Museo de Ciencias Naturales de Madrid.


Trabajador incansable

En una buhardilla de la calle Alcalá, crea una sección de Antropología "especialidad que le valdría fama internacional" y ayudado por sus colaboradores, Luis de Hoyos y Manuel Antón, sin retribución alguna y solamente por vocación, inicia la ordenación y clasificación de ejemplares cranealógicos, lo cual le lleva a publicar "El pueblo euskaldun" "estudio científico de la raza vasca" que fue premiado por la Société d'Anthropologie de París en 1891, cuando contaba con 31 años de edad. En 1895 logró la cátedra de Mineralogía y Zoología de la Facultad de Farmacia de la Universidad de Granada, ciudad en la que residió durante algunos años, y más tarde de la cátedra de Botánica descriptiva en Barcelona, Universidad de la que fue Decano hasta 1907, año en que los disturbios estudiantiles le hicieron abandonar el cargo. La Sociedad Imperial de Amigos de la Historia Natural, Antropología y Etnografía de Moscú le nombra, en 1910, miembro titular; dos años más tarde, 1912, es socio honorario de la Asociación Dactiloscópica Argentina. En 1919 fue nombrado socio correspondiente de la Sociedad Portuguesa de Antropología y Etnografía, en 1920 catedrático de Antropología en la Facultad de Ciencias de la Universidad de Barcelona, hasta su jubilación en 1931, y en 1921 miembro correspondiente de la Sociedad Romana de Antropología. En 1922 viaja a Francia y Alemania (Colonia), junto con Barandiarán y en 1929 a Suiza y Austria con la misma compañía.

Entre estos años citados recibe nuevos nombramientos de sociedades científicas mundiales: socio correspondiente de la Sociedad Argentina de Estudios Geográficos y de la cubana de Historia Natural "Felipe Poey" (1923); académico correspondiente de la Real Academia de la Historia (1924); miembro del Instituto Arqueológico de Berlín (1926); académico numerario de la Real Academia de Ciencias de Barcelona (1927), etc. Es vocal de la Junta Permanente de la Sociedad de Estudios Vascos, colaborador de la Enciclopedia Espasa en la sección de Ciencias Naturales y Antropología, miembro correspondiente de la Sociedad Antropológica de Munich y traductor "ya que conoce las principales lenguas europeas" de las obras de G. de Humboldt, Frizzi y Haberlandt, entre otras cosas.

Su enorme vocación por la prehistoria y la etnografía le lleva a recorrer pueblos y montes, explorando la casi totalidad de las cuevas, cavernas, grutas, dólmenes, etc. del País Vasco, a veces solo, pero casi siempre con sus íntimos colaboradores Eguren y el P. Joxe Miguel de Barandiaran. Nuestra cueva de Idurixo la exploraron en el año 1927.

En todos sus escritos se evidencia su gran amor por la Ciencia y por su tierra vasca, y este entusiasmo y tenacidad en las investigaciones recibe su premio al tener la suerte de localizar en la cueva de Urtiaga de Itziar, en 1936 y después de cinco años de pacientes investigaciones, el cráneo más antiguo de la estirpe vasca, perteneciente al período magdaleniense del paleolítico superior, cuyo descubrimiento hizo retroceder en varios miles de años la antigüedad de la raza vasca y que dieron motivo a varias de sus publicaciones, confirmadas más tarde científicamente.

Su producción escrita es verdaderamente gigantesca, ya que solamente el eminente bibliógrafo Jon Bilbao tiene catalogados 220 trabajos, incluidos volúmenes, ensayos, colaboraciones en diversas revistas tanto vascas como del extranjero:

  • "Euskalerria", "Riev" (Revista Internacional de Estudios Vascos), "Euskalerriaren Alde", "Yakintza", etc. siendo destacable su fundamental "Síntesis métrica de los cráneos vascos".
  • Fue asiduo colaborador de revistas científicas extranjeras, ya que su dominio de distintos idiomas le facilitó el envío de ponencias y comunicaciones a los Congresos Internacionales de Antropología y Etnografía de Ginebra, París, Londres, Oporto, Ámsterdam, etc. habiendo traducido del alemán las obras de Guillermo de Humboldt referentes al País Vasco.

Desde 1920 ocupó la cátedra de Antropología de la Universidad de Barcelona, en cuya ciudad murió el 12 de febrero de 1945.

Pocos años vivió en Bergara pero lo suficiente para que no se olvidara de su Pueblo y lo demuestra la serie de trabajos publicados: "Un testamento casero bergarés del siglo XV" en la revista Euskalerria (1906), "Elecciones de regidores en Bergara en 1619" en Euskalerriaren Alde (1929), "Los bergareses y los Convencionales" (1925), "Un colonizador bergarés: Irala", etc.


_