En el pleno municipal de este lunes fueron aprobadas las ordenanzas fiscales de 2018 con los votos favorables de EAJ y PSE, y los votos en contra de EH Bildu e Irabazi.

 

Las ordenanzas fiscales de 2018 toman como base las de 2017. Partiendo de los puntos acordados en el pasado año, el objetivo ha sido el de conseguir el mayor acuerdo con los partidos de la oposición. Pero, a pesar de haberlo intentado, finalmente la oposición no ha querido conseguir un acuerdo.

 

El equipo de gobierno ha actuado con sensatez al realizar la propuesta para las ordenanzas, para así no comprometer los ingresos del Ayuntamiento y al mismo tiempo no ha aplicado mayor subida que la del IPC.

 

Las basuras, el servicio de ayuda a domicilio y la perrera mantendrán las mismas tasas que en 2017, no se les aplicará la subida del IPC.

 

Los impuestos y tasas que sufrirán el incremento correspondiente al IPC serán los siguientes: Impuesto sobre los bienes inmuebles, Impuesto sobre actividad económica, Impuesto para los vehículos de tracción mecánica, Impuesto sobre el incremento del valor del suelo urbano, Impuesto sobre construcción, instalación y obras (con nuevas bonificaciones), Mercado, Servicio del cementerio, Viviendas de diversos usos, Viviendas protegidas, Polideportivo y piscina, Frontón municipal, Tarifas de la oficina de turismo (tendrán una bonificación del 100%) y Servicio de dinamización infantil.

 

Entre las novedades destaca la apuesta del equipo de gobierno por fortalecer la actividad económica: así, las obras realizadas en negocios del casco viejo tendrán una bonificación del 35%. En la misma línea, las obras de adecuación o renovación en pabellones industriales contarán con una bonificación del 10%, siempre y cuando vayan dirigidas a crear nuevos puestos de trabajo estables.

 

Siguiendo con las novedades aprobadas, destacar que las obras encaminadas a eliminar barreras arquitectónicas en las entradas de puntos abiertos al público tendrán una bonificación del 75%; y que las obras realizadas con el fin y en el área fijados por el Mapa del Ruido serán bonificadas en un 35%.

 

En cuanto al Plan de Rehabilitación del Casco Histórico, las obras que afecten a todo un edificio estarán bonificadas al 15%.

 

En lo que respecta al suministro de agua, el equipo de gobierno ha cumplido el compromiso fijado el pasado año, y se ha instaurado un nuevo sistema para fijar la tarifa por vivienda teniendo en cuenta los habitantes de la misma: la media de consumo está en 10 metros cúbicos por persona y por trimestre. A aquellos que excedan dicho consumo, se les aplicará una segunda tarifa.

Departamento: